Palabras del Embajador Buchan

Conversaciones bilaterales (I)
“Estados Unidos-España: visiones compartidas
Seguridad, defensa y el futuro del orden internacional”
13 de febrero de 2018

Presidente Emilio Lamo de Espinosa; Director General Fidel Sendagorta; distinguidos invitados; señoras y señores. Me complace darles la bienvenida a las primeras Conversaciones sobre la relación entre España y Estados Unidos, organizadas por el Real Instituto Elcano y la Embajada de Estados Unidos.

La última vez que estuve en esta sala fue hace poco más de una semana, cuando vine a medianoche a una fiesta para ver la final del campeonato de fútbol americano, la Super Bowl. Y no cabe duda de que en una fiesta para ver un partido de fútbol americano se pasa muy bien. Pero a su manera las jornadas de hoy son igualmente interesantes, aunque el tema es mucho más serio y trascendental. España y Estados Unidos comparten muchos intereses y valores comunes. Pero uno destaca por encima de todos los demás: hacer que el mundo sea un lugar más seguro y más próspero. Y ambos países desempeñan un papel crucial para que esto suceda. Hoy van a escuchar a una serie de expertos y analistas hablar sobre seguridad, defensa y el orden internacional, que está en constante evolución. Espero que los encuentren interesantes e instructivos.

Este año celebramos el 30 aniversario del Convenio de Cooperación para la Defensa entre España y Estados Unidos. Cuando ambos países firmaron este acuerdo en 1988, vivíamos en un mundo muy diferente. Durante los últimos treinta años, nuestra alianza ha ido creciendo y se ha adaptado a los cambios en el entorno regional y mundial. Hoy, más de 4 000 miembros de las fuerzas armadas de Estados Unidos están destinados en las bases militares españolas de Rota y Morón. Allí trabajan a diario de manera estrecha con nuestros anfitriones y aliados españoles para responder a las amenazas del siglo XXI. Agradecemos el apoyo que recibimos de España en esta importante empresa. Como el Presidente Trump dijo al Presidente Rajoy el año pasado en la Casa Blanca, España y Estados Unidos son grandes aliados, socios y amigos. La relación entre ambos países en materia de seguridad es excelente.

Quienes merecen los elogios por este éxito son los valientes hombres y mujeres de las fuerzas armadas españolas y estadounidenses. Ellos son quienes se ponen en peligro para mantenernos a salvo. Y, como Embajador de Estados Unidos en España, prometo trabajar incansablemente para garantizar que los miembros de nuestras fuerzas armadas tienen las herramientas y el apoyo que necesitan para cumplir su misión común: defender a nuestros ciudadanos y nuestros valores.

No se equivoquen: nos enfrentamos a desafíos abrumadores en materia de seguridad en todo el mundo. Sin embargo, estoy seguro de que podemos hacerles frente. En mi carrera en los negocios, siempre he comprobado que la mejor manera de abordar los desafíos es recabando información fidedigna; permaneciendo abiertos a ideas nuevas y consideraciones no convencionales, y siendo lo suficientemente valientes para tomar decisiones difíciles. Ése es el proceso en el que están inmersos hoy.

En casi todos los discursos hay dos palabras que el público espera escuchar más que ninguna otra: “Para concluir”. Así que, para concluir, permítanme dar las gracias a todo el equipo del Real Instituto Elcano por organizar estas jornadas; al Instituto Internacional por acogerlas; a los ponentes, los invitados y los panelistas por las reflexiones que van a compartir y a todos ustedes por su interés en este tema vital. Muchas gracias.