Estados Unidos anuncia compromisos adicionales en apoyo a los refugiados sirios

La subsecretaria de Estado Heather Higginbottom anunció hoy compromisos adicionales por parte de  Estados Unidos destinados a ayudar a los refugiados sirios durante la reunión de alto nivel convocada por la Oficina del Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Refugiados (ACNUR) sobre “Responsabilidad Global Compartida sobre las Vías de Admisión de los Refugiados Sirios”, celebrada en Ginebra, Suiza. Estados Unidos comprometió una asignación adicional de 10 millones de dólares a ACNUR para fortalecer sus esfuerzos en la identificación y procesamiento de refugiados sirios vulnerables, en particular, para los procesos de reasentamiento. Estados Unidos también reafirmó su compromiso de recibir a al menos 10.000 sirios en el año fiscal 2016 y aumentar el número total de refugiados reasentados en suelo norteamericano procedentes de todo el mundo hasta 100.000 a finales del año fiscal 2017, un aumento de más del 40 por ciento desde el año fiscal 2015. El Gobierno norteamericano se compromete al mismo tiempo a mantener un robusto protocolo de control de seguridad. Además, Estados Unidos ha creado un programa para permitir a ciudadanos estadounidenses y residentes permanentes que presenten solicitudes de refugio para sus familiares sirios.

Estados Unidos también ha acordado compartir sus conocimientos técnicos sobre integración con países que ahora están desarrollando nuevos programas de reasentamiento a través de herramientas como la creación de alianzas a largo plazo e integración de expertos y profesionales en Europa, la creación de vínculos entre decenas de instituciones, funcionarios de gobiernos, miembros de la sociedad civil y líderes de opinión europeos y estadounidenses para discutir sobre el proceso de reasentamiento en Estados Unidos, así como en la difusión de experiencias de éxito en integración en los planos nacional y local.

Estados Unidos se une a ACNUR para pedir nuevas fórmulas entre naciones, la sociedad civil, el sector privado y las personas individuales para hacer frente en conjunto al desafío global de los refugiados. Estados Unidos alienta a otros países a considerar la expansión de sus políticas de reasentamiento y otras formas de admisión para todas las poblaciones de refugiados, asegurando que las personas más necesitadas tienen la oportunidad de comenzar una nueva vida con seguridad y dignidad.