Artículo de opinión del Embajador Duke Buchan III: El fin de la doble imposición

El fin de la doble imposición
Embajador Duke Buchan III


Este artículo apareció en la edición de ABC del 20 de septiembre de 2019

Llegué a España por primera vez hace casi 40 años como un joven estudiante a Valencia, y más tarde a Sevilla.  Conocí entonces la maravillosa cultura de España, su gente amable y sus ricas tradiciones. Poco sabía entonces que habría un crecimiento exponencial delas relaciones entre Estados Unidos y España y unos intercambios económicos con volúmenes de negocios prodigiosos. Hoy agregamos un hito importante a una relación comercial que ya está al máximo nivel y celebramos la actualización del convenio que evitara la doble imposición para las empresas que operan tanto en España como en Estados Unidos.

¿Porque es tan importante?  Este protocolo actualizado reducirá significativamente los impuestos que pagarán las empresas, con lo que podrán agregar un valor importante al crecimiento económico en nuestros dos países. El dinero que las empresas estadounidenses y españolas se ahorrarán en impuestos a partir de ahora podrá ser destinado a la creación de más empleos, más inversión, y más crecimiento en las dos naciones. Si bien este convenio puede parecer algo muy técnico en sus entrañas, es un acuerdo hace la tarta más grande para todos y supone la creación de nuevos trabajos para miles de españoles y norteamericanos.

Los datos iniciales indican que el ahorro para las compañías podría estar en el entorno de miles de millones de euros en solo los tres primeros años. ¡Esto no es calderilla!

Cuando nuestros países firmaron el original acuerdo tributario en 1990, Felipe González era el presidente del gobierno de España y George H.W. Bush era el presidente de Estados Unidos. España salía de una transición política que ahora se elogia en todo el mundo. El cambio ha sido tan impresionante que hoy España es el décimo mayor inversor en Estados Unidos, y Estados Unidos es el mayor inversor extranjero en España. La inversión extranjera directa de España en Estados Unidos supera los 70,000 millones de euros y ha creado 82,000 empleos directos, y muchos más indirectos. Estados Unidos representa casi una cuarta parte de la economía mundial, y el mercado estadounidense ofrece enormes oportunidades para las empresas españolas, que ahora, gracias a este acuerdo, pueden invertir en Estados Unidos con más certeza sabiendo la cifra final de sus impuestos en ambos países.  Al mismo tiempo, las empresas estadounidenses han invertido más de 64,000 millones de euros en la economía de España y actualmente emplean a unas 178,000 personas directamente, y muchos más indirectamente. El comercio entre nuestros países asciende a 40,000 millones de euros cada año y sigue creciendo. El acuerdo otorga mayor seguridad a los flujos de caja que, a su vez, allanan el camino a la toma de decisiones de inversión a largo plazo.  Mis 35 años de experiencia en negocios internacionales me han enseñado que, un aumento de flujos de capitales, más certidumbre, y el estado de derecho es la combinación perfecta para hacer negocios.

El renovado acuerdo tributario también incluye medidas para que España y Estados Unidos puedan trabajar juntos para combatir mejor la evasión fiscal. Cada empresa tributará de forma más justa, no por partida doble. La política fiscal debe reflejar la naturaleza de la economía globalizada de hoy y que sea más justa para todos.

Con la ratificación del Senado de Estados Unidos y la aprobación del presidente Trump de este acuerdo fiscal estamos uniendo nuestros tejidos económicos y creando vínculos personales para las próximas décadas. Damos un importante paso adelante en la promoción de un crecimiento económico e inversión bilateral aún mayor. También compartimos el compromiso de promover la prosperidad económica y ampliar las oportunidades de negocio. Con este protocolo fiscal actualizado, que entrará en vigor el 27 de noviembre, hemos logrado una prioridad compartida de nuestras dos grandes naciones y sentamos las bases para forjar lazos económicos y personales bilaterales aún más fuertes.

España y Estados Unidos caminaremos de la mano como socios, aliados y amigos en una renovada relación que durara muchos más siglos.