Declaración del Portavoz del Departamento de Defensa de EEUU Johathan Hoffman

Declaración del Portavoz del Departamento de Defensa EEUU Jonathan Hoffman

29 diciembre, 2019

En respuesta a los repetidos ataques de Kata’ib Hizbollah (KH) contra las bases iraquíes que albergan las fuerzas de la coalición de la Operación Resolución Inherente (OIR), las fuerzas estadounidenses han llevado a cabo ataques defensivos de precisión contra cinco instalaciones de KH en Irak y Siria que degradarán la capacidad de KH para realizar futuros ataques contra las fuerzas de coalición.

Los cinco objetivos incluyen tres ubicaciones de KH en Irak y dos en Siria. Estas ubicaciones incluían instalaciones de almacenamiento de armas y ubicaciones de comando y control que KH usa para planificar y ejecutar ataques contra las fuerzas de la coalición.

Los recientes ataques de KH incluyeron un ataque con más de 30 cohetes contra una base iraquí cerca de Kirkuk que resultó en la muerte de un ciudadano estadounidense e hirió a cuatro miembros del servicio estadounidense y dos miembros de las Fuerzas de Seguridad Iraquíes (ISF).

KH tiene un fuerte vínculo con la Fuerza Quds de Irán y ha recibido repetidamente ayuda letal y otro tipo de apoyo de Irán que ha utilizado para atacar a las fuerzas de la coalición.

La coalición OIR se encuentra en Iraq por invitación del gobierno iraquí para garantizar la derrota a largo plazo de ISIS y brindar asesoramiento y asistencia al ejército iraquí. Estados Unidos y sus socios de coalición respetan plenamente la soberanía iraquí y apoyan un Iraq fuerte e independiente. Sin embargo, Estados Unidos no se verá disuadido de ejercer su derecho de legítima defensa.

Es importante tener en cuenta que los ataques de KH también han herido a varios miembros de las fuerzas del ejército iraquí. El secretario de Defensa Esper y el primer ministro iraquí Mahdi han reiterado su compromiso compartido de ver que estos ataques de KH contra las fuerzas iraquíes y la coalición internacional cesan definitivamente.

Irán y sus fuerzas aliadas de KH deben cesar sus ataques contra las fuerzas estadounidenses y de la coalición, y respetar la soberanía de Irak, para evitar acciones defensivas adicionales por parte de las fuerzas estadounidenses.