Declaración de Duke Buchan III, nominado para ser Embajador de EE.UU. en España y Andorra

Declaración de Duke Buchan III, nominado para ser Embajador de Estados Unidos en España y Andorra

Comisión de Relaciones Exteriores del Senado
27 de septiembre de 2017

Gracias, Sr. Presidente, Senador Murphy y distinguidos miembros de la Comisión. Otro agradecimiento especial para usted, Presidente Johnson, por su presentación personal y su apoyo.

Es un gran honor comparecer ante esta distinguida Comisión. Me siento muy honrado de ser la persona nominada por el Presidente Trump para servir como Embajador de Estados Unidos ante el Reino de España y el Principado de Andorra. Estoy profundamente agradecido al Presidente Trump por su confianza en mí. Si se confirma mi nominación, trabajaré incansablemente para representar los intereses de los Estados Unidos de América e intensificar aún más nuestras sólidas relaciones de socios con estos dos grandes países.

Sr. Presidente, Senador Murphy y distinguidos miembros de la Comisión, quiero comenzar agradeciéndoles, a cada uno de ustedes, su servicio a nuestra gran nación. Necesitamos el servicio público ahora más que nunca y, como estadounidense, quiero decir cuánto aprecio todo lo que hacen por este país que amamos.

Cada uno de nosotros ha seguido un camino único hacia el servicio público. Pertenezco a la décima generación de una familia de Carolina del Norte y crecí en una hacienda tabaquera y ganadera, y sé que estoy aquí por las personas y la tierra que me criaron. Quisiera mostrar mi gratitud a quienes se encuentran hoy aquí: mi increíble esposa, Hannah; mis tres queridos hijos, Cate, Beau y John; y mi encantadora y perspicaz madre, Betty. Mi padre está aquí en espíritu. Quisiera también tomarme un momento para recordar a mi abuela, que me enseñó que tengo dos orejas y una boca y debo usarlas en consecuencia. Las enseñanzas de mi familia y mi comunidad –como la importancia de trabajar mucho, de escuchar y respetar a los demás, de tener grandes sueños– continuarán guiándome e inspirándome si se me permite representar a los Estados Unidos de América en el exterior.

Si se confirma mi nominación, espero con ilusión sumarme al extraordinario equipo del Departamento de Estado liderado por el Secretario Tillerson y las otras muchas agencias de Estados Unidos que trabajan juntas para representar a nuestro país en todo el mundo. El personal de la Misión de Estados Unidos en España trabaja diligentemente para servir a los ciudadanos estadounidenses, fomentar el comercio de Estados Unidos y promover los intereses de Estados Unidos. Estoy impresionado por el talento de estos patriotas. También quiero mostrar mi gratitud a sus familias, que sirven a su lado con igual integridad, entrega y compromiso. Mi carrera en las finanzas internacionales se ha centrado en tender puentes, a menudo entre personas y grupos diversos, para sacar lo mejor de los demás para resolver problemas. Espero poner en práctica esa habilidad liderando la Misión en España.

El compromiso global resulta vital para el éxito de Estados Unidos. Nuestras relaciones internacionales tienen un impacto en todos los niveles de nuestra economía, nuestra seguridad nacional y nuestra responsabilidad compartida para abordar los problemas más difíciles a los que se enfrenta el mundo. Mis treinta años de trabajo en España y  otros países europeos, Latinoamérica y Asia me han enseñado la importancia de escuchar y aprender de los demás para crear soluciones. Si se confirma mi nominación, esta experiencia y esta perspectiva internacional serán fundamentales en mi papel como Embajador de Estados Unidos.

La oportunidad de servir a mi país como Embajador de Estados Unidos en el Reino de España y el Principado de Andorra es un sueño hecho realidad. Adoro España desde mi infancia, cuando leí por primera vez sobre la lejana tierra de Don Quijote y Picasso en la World Book Encyclopedia. En 1980, siendo un entusiasta y curioso estudiante de instituto, convencí por primera vez a mis padres para que me dejaran estudiar en el extranjero en la Universidad de Valencia.

En la Universidad de Carolina del Norte en Chapel Hill, me especialicé en español y economía, estudiando todo un año académico en la Universidad de Sevilla. Desde entonces, mi familia ha trabajado para fortalecer los lazos con España y los países de Latinoamérica estableciendo el Fondo de Excelencia Buchan, la mayor dotación de la Universidad de Carolina del Norte centrada en la lengua, la literatura y la cultura españolas. Expresa mi convicción de que el conocimiento, el entendimiento y, sobre todo, las conexiones humanas son las claves del éxito en los negocios, la diplomacia y la vida. Uno de los proyectos distintivos del Fondo es 21st Century Pen Pals, un programa de intercambio audiovisual entre escolares estadounidenses y españoles. Como familia, sentimos aprecio, respeto y amor profundos por la gente y la cultura españolas, sólo superados por nuestro amor a Estados Unidos.

Pocos países están tan unidos en la historia y la cultura como España y Estados Unidos. Estos vínculos seculares no han hecho más que fortalecerse en los últimos años, ya que España se ha convertido en uno de nuestros principales aliados en la lucha contra el terrorismo y en la labor más amplia de defender la democracia y promover la prosperidad en todo el mundo. No podríamos pedir un socio mejor. Se trata de una alianza basada en los valores compartidos, el respeto y la colaboración.

Desgraciadamente, España, como Estados Unidos, ha arrostrado atentados terroristas en el país, la última vez en Barcelona. Compartimos su dolor y admiramos profundamente su determinación ante el mal. Al igual que nosotros, España entiende que se trata de un conflicto global, destinando valerosamente efectivos y fondos para combatir el terror en todo el mundo. Contribuye significativamente a las misiones de paz de la OTAN, la UE y la ONU. Actualmente 3.000 soldados españoles se encuentran desplegados en el exterior en los países bálticos, Turquía y África Occidental, entre otros lugares. Durante más de sesenta años, España ha acogido a miembros de nuestras fuerzas armadas y hoy tenemos allí a más de 4.000. La Base Naval de Rota y la Base Aérea de Morón resultan esenciales para las grandes operaciones de la coalición en Afganistán, Irak, Libia y África Occidental. Agradecemos el apoyo del gobierno y el pueblo españoles. Si se confirma mi nominación, trabajaré para fortalecer estos vínculos históricos mientras hacemos frente a nuestros enemigos comunes.

La Administración Trump es muy consciente de que estos esfuerzos incluyen no sólo el aspecto militar, sino también el policial; y está agradecida por la labor de España. Confiamos en España para ayudarnos a rastrear y detener a los combatientes extranjeros. Asimismo, las autoridades españolas han trabajado estrechamente con la Agencia Antidroga para combatir el azote de las drogas. Si se confirma mi nominación, intensificaré esta sólida cooperación.

Como sé de primera mano por mis años como inversor global, España es un socio económico vital. Estados Unidos y España generaron 24 mil millones de dólares en el comercio bilateral de bienes en 2016. España es nuestra novena fuente de inversión extranjera directa. Su inversión total de capital en Estados Unidos supera los 72 mil millones de dólares; las filiales de empresas españolas en Estados Unidos emplean a más de ochenta mil trabajadores estadounidenses en servicios financieros, la construcción, las energías alternativas, el turismo y los bienes de consumo. Mi carrera se ha basado en encontrar y buscar oportunidades. Con una previsión de crecimiento de la economía española de más del tres por ciento este año, si se confirma mi nominación, me esforzaré por aumentar la inversión española en Estados Unidos y las oportunidades para las empresas estadounidenses en España.

Nuestros vínculos con España son fuertes y significativos y se remontan a antes de la fundación de nuestra República. Hoy siguen siendo fuertes por nuestros valores e intereses compartidos. Más de dos millones de estadounidenses viajaron a España el año pasado para explorar su rica cultura y sus bellos paisajes. Y aproximadamente 770 mil españoles visitan Estados Unidos cada año, gastando alrededor de 1.700 millones de dólares. Más de 28 mil estadounidenses estudian en España cada año y aproximadamente 6.600 españoles estudian en Estados Unidos. Más de 200 mil estadounidenses viven en España. Si se confirma mi nominación, la seguridad de estos ciudadanos estadounidenses será una prioridad máxima.

Podemos también confiar en que España comparte nuestros intereses geopolíticos más amplios. España ha sido un serio partidario de las sanciones de la UE a Rusia y apoya la aplicación del acuerdo de Minsk, aun cuando comparte nuestro deseo de encontrar áreas de convergencia con Rusia en su caso. España es un firme defensor de la imposición de sanciones duras y efectivas, y recientemente tomó medidas para aumentar la presión sobre Corea del Norte. España es también un socio importante en la búsqueda de reformas democráticas en Venezuela y sigue siendo una voz potente dentro de la UE en favor de sanciones y otras medidas. Si se confirma mi nominación, presentaré activamente nuestras políticas para garantizar que Estados Unidos y España continúan colaborando estrechamente.

Aunque he hablado mucho de España, si se confirma mi nominación, también representaré a Estados Unidos ante el Principado de Andorra. Ubicado en los Pirineos, este hermoso país es asimismo rico en historia y cultura. Andorra ha sido un socio serio en votaciones clave en Naciones Unidas y otros importantes foros internacionales. También ha incrementado su lucha contra el blanqueo de dinero y está diversificando su economía. Estos pasos han dado ya sus frutos en un mercado revitalizado y cada vez más abierto. La Embajada trabaja de forma muy próxima con nuestros socios andorranos en intercambios educativos y la promoción del comercio. Si se confirma mi nominación, será un honor representar los intereses de Estados Unidos en el Principado de Andorra y seguir construyendo sobre la base de nuestra larga amistad y estrecha cooperación bilateral.

Distinguidos Senadores, quisiera darles las gracias de nuevo por su tiempo. He comenzado hablando de nuestro viaje compartido. Mi familia y yo somos afortunados por muchos motivos. Debemos mucho a Estados Unidos. Si ustedes me conceden este honor, prometo poner todo de mi parte para fortalecer y potenciar la relación de socios con nuestros amigos duraderos e inquebrantables, España y Andorra. Espero sus comentarios y preguntas y continuar esta relación. Gracias. Y que Dios bendiga a Estados Unidos.