Declaración de la Embajada de los Estados Unidos sobre la muerte del Sr. George Floyd

La muerte de George Floyd es una grave tragedia y nunca debería haber sucedido. El sistema de justicia de Estados Unidos está tomando medidas para dilucidar las responsabilidades por la muerte del Sr. Floyd, que incluyen investigaciones en curso a nivel federal y estatal.

Nadie está por encima de la ley, y las fuerzas de seguridad de todo el mundo deben rendir cuentas. Las autoridades de Minnesota han imputado el delito de asesinato a un agente de policía por la muerte del Sr. Floyd, y el Fiscal General de Estados Unidos ha anunciado la apertura de una investigación federal de derechos civiles.

Aunque estos desafíos son difíciles de abordar, Estados Unidos y las sociedades libres y abiertas de todo el mundo se fortalecen a través de los debates producidos por sus ciudadanos, que ejercen su derecho a la libertad de expresión y se les exigen responsabilidades a través de la libertad de prensa y el estado de derecho. Estados Unidos está orgulloso del papel que ha desempeñado en la defensa y promoción de los derechos humanos y las libertades fundamentales en todo el mundo. Los gobiernos que se toman en serio los derechos humanos son transparentes y dan la bienvenida a entablar conversaciones sobre cómo abordar estas preocupaciones y hacer mejoras.