Conmemoración de la muerte de George Floyd

La embajada de EEUU exhibe una pancarta en apoyo de Black Lives Matter

MADRID– En conmemoración del primer aniversario del homicidio de George Floyd, y para solidarizarnos con los miembros de las comunidades negras en Estados Unidos y en todo el mundo, la Embajada de Estados Unidos en Madrid colocó hoy una pancarta en la fachada de nuestro edificio afirmando que las vidas negras importan.

El homicidio de George Floyd provocó un mayor conocimiento de la necesidad de lograr la justicia racial y abrió la espita de una constelación de movimientos en todo el mundo que pedían el fin de la violencia y la discriminación por motivos raciales. Uno de los primeros actos oficiales del presidente Biden en el cargo fue emitir la Orden Ejecutiva 13985 para promover la equidad racial y el apoyo a las comunidades desatendidas. La exhibición de la pancarta por parte de la Embajada es una declaración de que el racismo no tiene lugar en nuestro mundo. También es un reconocimiento público de las injusticias a las que las personas de color se han enfrentado históricamente y continúan soportando, y de nuestro compromiso de promover la justicia racial, la equidad y la inclusión en nuestra política nacional y exterior.

Al colocar la pancarta, el Encargado de Negocios Conrad Tribble declaró: “Las conversaciones sobre temas raciales rara vez son fáciles, pero son importantes y necesarias. En este triste aniversario, debemos hacer una declaración clara de que todo ser humano tiene derecho a vivir libremente y sin temor a la discriminación o la violencia. Estados Unidos tiene una larga historia de lidiar con traumas como este impulsando cambios positivos. Al hacerlo, debemos reconocer la realidad de que Estados Unidos todavía es un trabajo en progreso y todavía hay mucho trabajo por hacer”.

Los miembros de la comunidad de la Embajada participarán en nueve minutos y 29 segundos de silencio para honrar la vida de George Floyd y otras personas cuyas vidas se han perdido debido al racismo sistémico. Durante este período de silencio, se invitó a los miembros de la comunidad a volver a comprometerse con un propósito compartido en el avance del cambio positivo juntos como individuos, como misión diplomática y como país.